Periodista Israelí: “Me Arrastraron Al Suelo, Me Golpearon, Me Mordieron, Me Estrangularon”

Uno de los dos periodistas israelíes atacados por una multitud de linchadores árabes en Jaffa el sábado por la noche habló por primera vez desde el ataque, describiendo el ataque en un largo post de Facebook el domingo.

El sábado por la noche, el reportero del Canal 2 Gilad Shalmor y el fotógrafo Gal Zeitman fueron agredidos por los alborotadores árabes mientras cubrían el funeral de un hombre árabe que fue muerto a tiros después de atacar y huir de un oficial de policía.

Los árabes que asistieron al funeral del hombre se aglutinaron, dañaron propiedades y atacaron a la policía.

Shalmor y Zeitman, que estaban a pocos metros del cortejo fúnebre, pronto se convirtieron en blancos, mientras docenas de manifestantes formaban una muchedumbre de linchadores, golpeando, estrangulando y pateando a los dos periodistas.

“He estado en algunas situaciones desagradables, pero ayer la sensación era que si no te sacabas de allí, nadie te rescataría”, dijo Zaitman. “En algún momento sentíamos que si no reuníamos la fuerza y ​​tratáramos de romper este círculo de jóvenes – no saldríamos de allí porque no hubo un solo grito de un adulto tratando de romperlo, por el contrario, hubo entusiasmo y conseguimos salir de allí con mucha suerte”.

Shalmor publicó en Facebook el domingo por la noche u propio testimonio:

“Fuimos linchados ayer. Gal, el fotógrafo y yo fuimos a cubrir el funeral del joven de Jaffa que fue muerto por la policía. Como de costumbre, tratamos de traer las imágenes y los sonidos del medio del tumulto, transmitir la situación y traer a nuestros espectadores las imágenes más objetivas”.

“Marchamos con [la procesión fúnebre]. Cientos de personas, la mayoría jóvenes, marcharon detrás de un vehículo que llevaba el cuerpo del joven y gritaban «Allahu akbar». Después de haber sido invitado por algunos de ellos a la procesión, sentí equivocadamente que estaba a salvo.

En unos instantes, dijo Shalmor, la situación cambió y los dos se encontraron bajo ataque.

“Comenzó cuando empezaron a atacar a Gal. Cogieron su cámara y la rompieron. Fue golpeado y pateado, pero logró escapar”.

Mientras la multitud se dirigía a asesinar a Shalmor, se mantuvo firme para intentar pedir perdón por entrometerse.

“Recordé cómo en un safari en Sudáfrica, el guía explicó que si hay un animal salvaje persiguiéndote, no huyas, eso sólo alienta al instinto natural del animal a perseguirlo. Así que me paré frente a los [revoltosos] que habían golpeado a Gal y levanté mis manos para señalar disculpas. Pensé que si sólo pedía perdón por haber interferido, podría salir en paz”.

Pero como Shalmor pronto descubrió, su intento de “disculpa” no hizo nada por lograr una solución pacífica a la situación.

No había nadie con quien hablar. El primer golpe que aterrizó en mi cara fue tolerable. Una vez más, el pensamiento instintivo era, «no luchar, aunque bien podría, a pesar de que sepa cómo. Eso sólo hará que la turba se enfade más».

En ese momento, Shalmor fue golpeado de nuevo, luego pateado.

“Dos de ellos me arrastraron al suelo, mientras otros me rasgaron la camisa. Otra persona me estaba sujetando, con sus brazos alrededor de mi garganta. Me puso la boca en el cuello y lo mordió con fuerza”.

“Entonces tuve otro pensamiento claro: «el tiempo que yo estimaría que un ataque tenía que durar contra alguien que ha sido sometido y está en el piso ya ha pasado»”.

Este no fue un asalto menor por parte de los matones, Shalmor se dio cuenta de que era una multitud de linchadores que intentaba asesinarlo.

“Voy a pasar por un linchamiento. No sé cuánto dure. Podría haber sido cinco minutos o 15 segundos. No tengo idea. Tampoco tengo ni idea de cuántas personas participaron. Tal vez 5, tal vez 15”.

“Yo estaba solo y comprendí que tenía que salir de allí lo más rápido posible. Pero no podía ver por un ojo, y mi pierna izquierda estaba demasiado débil para arrastrarme fuera de allí. Decenas de personas estaban a mi alrededor, animando la sed de sangre, gritando cosas que oigo como si estuviera sentado en una habitación cerrada y que están de pie frente a la puerta”.

La pesadilla terminó solamente después de que Shalmor fuera arrancado de la muchedumbre repentinamente y se le dijo que huya por su vida.

-Aparentemente los bestias ya habían tenido suficiente, ya que nadie me persiguió.

Después de su fuga, Shalmor fue evacuado al hospital de Ijilov en Tel Aviv para recibir tratamiento. Sus lesiones incluían costillas rotas, articulaciones desgarradas del hombro, un ojo morado y contusiones en todo su cuerpo.

“Sólo por un milagro no sucedió nada peor”.

Fuente: IsraelNoticias.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s