“La raíz de la Violencia es Política, No Religiosa”: Prestigiada Escritora Inglesa

“Hemos convertido la religión en chivo expiatorio”, asegura Armstrong. “Culpamos a la religión de la violencia, cuando en realidad la violencia está en la naturaleza humana “.

La autora británica con sangre irlandesa, autora de Campos de sangre: la religión y la historia de la violencia (Paidós), ha sido galardonada con el Princesa de Asturias de las Ciencias Sociales por su “relevancia” en el estudio del fenómeno religioso “para comprender la sociedad y el mundo contemporáneos”.

Karen Armstrong (Wildmoor, 1944) se hizo monja católica a los 18 años y renunció a sus hábitos a los 25 tras una experiencia que podríamos definir como “mortificante”. “No fue precisamente la compasión lo que aprendí en el convento”, confiesa. “Durante años tuve una relación conflictiva con la religión. Intenté alejarme, estudié en Oxford y quise convertirme en profesora de literatura, pero una serie desastres en mi carrera volvieron a ponerme accidentalmente en la senda religiosa”…

NO AL LAICISMO AGRESIVO

Frente al activismo ateo, un laicismo que considera agresivo y los crecientes recelos contra el islam, Armstrong defiende una visión comprensiva del hecho religioso y, sobre todo, de la tendencia humana a la búsqueda de la espiritualidad.

Reconoce la autora que la separación de Religión y Estado fue “una gran idea, que abrió el paso a ideales como la democracia, la libertad y la igualdad”. “Pero esa ruptura creó también un vacío, de ahí el riesgo de convertir el culto a la nación en la nueva religión”, advierte la autora británcia.

En su opinión, existe un vínculo muy fuerte entre el laicismo que se ha instalado en Europa y el auge del nacionalismo (en Francia, sin ir más lejos) que convierte el “culto a la patria” en el nuevo credo y que justifica la violencia hacia todo lo que viene de fuera.

RELIGIÓN Y VIOLENCIA

“Hemos convertido la religión en el chivo expiatorio”, asegura Armstrong,. “Culpamos a la religión de la violencia, cuando en realidad la violencia está en la naturaleza humana. Las guerras son un invento de la civilización y están presentes en todo tipo de sociedades, mucho antes de la llegada del monoteísmo”.

“La violencia se usa siempre con fines políticos, disfrazados muchas veces de argumentos religiosos”, advierte Armstrong, que le dedicó un libro a las Cruzadas y que ha estudiado muy de cerca las “guerras de religión” en Europa en los siglos XVI y XVII, “que fueron más bien guerras de los estados para liberarse del yugo del Sacro Imperio Romano”.

Pero la asociación inevitable en los tiempos que corren es la de la violencia y el Islam, que Karen Armstrong ha estudiado tan a fondo como el cristianismo y el judaísmo. En 1991 publicó Mahoma: biografía de un profeta y 15 años después Mahoma: un profeta de nuestro tiempo. La galardonada ha recibido críticas por su visión “benigna” del Islam y su insistencia es que no es ni más ni menos violenta que otras religiones. “La Biblia tiene más episodios violentos que el Corán”, advierte Karen Armstrong. “Pero eso tampoco significa que el cristianismo sea más violento. La Biblia es al fin y al cabo una colección de libros que son el testamento de una época de la humanidad y que demuestra que la violencia ha estado con nosotros desde tiempos inmemoriales. Otra cosa bien distinta es el mensaje que se desprende de la Biblia, del Corán o de todos los grandes libros religiosos”.

Con la tragedia de Manchester aún reciente, Katen Armstrong reconoce sin embargo que es comprensible que la gente se haga preguntas e intente indagar en las raíces del radicalismo islámico, que ella misma ha explorado desde una perspectiva más amplia y tocando el arco de las otras religiones: La batalla por Dios: fundamentalismo, cristianismo y el Islam.

Sostiene Armstrong que la raíz del fanatismo es la ignorancia y la manipulación… “Muchos de los yihadistas reclutados en Europa no son necesariamente religiosos, como lo demuestra la historia de dos jóvenes británicos que llegaron a combatir junto al Estado Islámico (IS) con un manual del “Islam para tontos”.

Gran parte de la militancia del IS no es particularmente religiosa, sino que proviene del régimen laicista de Sadam Hussein, aunque utilicen la referencia islámica como cebo”. “La labor de propaganda ha sido también muy efectiva”, agrega Armstrong. “Siguen usando la apelación al “sufrimiento de los musulmanes”, y eso ha sido muy efectivo.

Llegados a este punto tenemos que reconocer el papel de las guerras instigadas por occidente a la hora de alimentar el extremismo islámico. Una vez más, “la raíz de la violencia no es religiosa, sino política”.

“La idea de que sin religión no habría guerras es absurda”, asegura la autora de Una historia de Dios: 4.000 años de búsqueda en el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam. Armstrong tira por tierra el argumento de Richard Dawkins, que atribuye a la religión la capacidad de “llevar hasta la locura a gente cuerda, pacífica y decente”.

La ganadora del Princesa de Asuturias de las Ciencias Sociales se rebela incluso contra la idea de que pueda haber “una violencia esencial inherente a la religión y que puede exacerbar los conflictos, en el momento en que se cree que Dios está de nuestro lado y que a partir de ese momento la crueldad no conoce fronteras” y ve la Religión con mayúsculas, “como un fenómeno esencialmente humano, presente en todas las culturas y que responde a la búsqueda del sentido de la vida y a una necesidad de compasión”.

Fuente: ProtestanteDigital.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s