Espía Ruso Que Perseguía a la Iglesia se Convirtió a Cristo Luego de Leer la Biblia

Muchos líderes evangélicos fueron detenidos, los miembros de la iglesia fueron golpeados y toda la literatura cristiana se queman o se envían a un análisis gobierno. Sin embargo, años más tarde, Kourdakov pasó de ser un perseguidor de la iglesia para convertirse en un seguidor de Jesucristo.

Durante su dura infancia, en la que pierde padres y hermano, es educado en el comunismo soviético, del que recuerda: “Había una cosa que no cambiaba: casi todos los días el maestro empezaba la clase diciendo: ‘Buenos días, niños; ¿cómo estáis hoy? Acordaos que Dios no existe’. Yo pensaba: ‘Deben tener miedo de que descubramos algo acerca de ese Dios, sea quien sea’.”

Luego de sus estudios en la naval, Kourdakov fue enviado a quemar algunos textos religiosos, pero sus dudas sobre el comunismo estaban hirviendo y su curiosidad sobre el cristianismo fue en aumento. En lugar de quemar todos los libros, guardó una copia del Evangelio de Lucas y se lo llevó para leer los cuarteles.

“De repente, las palabras salieron esas páginas y entraron en mi corazón. Eso era exactamente lo contrario de lo que esperaba. Mi falta de entendimiento, que había sido como amortiguadores en los ojos me dejaron, y esas palabras tocaron profundamente en mi ser. En los días y semanas después de las palabras de Jesús fueron conmigo. Todo estaba tan organizado en mi vida, pero esas palabras inquietantes había cambiado algo,“ dijo.

Tiempo después recibe órdenes de acabar con los cristianos: “Podemos aplastar la religión y cerrar las iglesias. No las permitimos. No hay ni un solo lugar de culto en Kamchatka. La iglesia no es ningún peligro. El peligro está en los propios creyentes”. Palizas, maltratos, humillaciones cada vez que hacían una intervención contra los creyentes.

Por dentro Sergei empieza a preguntarse cosas: “¿cómo pueden esos creyentes seguir reuniéndose a pesar de ser perseguidos y del sufrimiento que conllevaba? ¿Cómo podía decir Moscú que los creyentes eran peor que los delincuentes y asesinos, unos envenenadores de mentes; si solo adoraban a su Dios? ¿Cómo estos jóvenes son capaces de dar su vida por su creencia, por su Dios?”

“Tomé la decisión de que prefería morir buscando la verdadera vida antes que continuar viviendo como lo había hecho hasta aquel momento. No quería -ni podía- volver al género de vida que había conocido”. La necesidad del hombre de respuestas, de respuestas verdaderas y con sentido pleno, le lleva a Dios. Dios mismo es quien da a nuestras vidas un sentido pleno y quien les da su verdadero valor: un valor infinito. Y es que para Dios, cada uno, valemos mucho.

Fuente: ImpactoEvangelistico.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s