Oficial Musulmán se Convierte Tras Encarcelar a Cristianos en el Medio Oriente

Una revelación de Dios en sueño, hizo que un oficial musulmán liberte a unos cristianos que había encarcelado duramente por incitar al cristianismo. El oficial cambió su vida y es feliz amando al Señor.

La semana pasada, la policía irrumpió una casa de oración bajo tierra cuando pastores y nuevos creyentes oraban y cantaban a Dios. Después de golpearlos brutalmente, fueron detenidos y llevados a la corte local religiosa (sharia). “Nos acusaron de cargos de blasfemia contra el profeta, así como desviar a los musulmanes en una religión falsa. El tribunal ordenó ser detenidos, y nos llevaron a una cárcel secreta”, contó el Pastor Irshad, uno de los detenidos.

Los primeros días de cárcel fueron los más difíciles afirman. Los guardias de la prisión los golpearon brutalmente. Les ataron las manos hacia arriba a través del agujero de una barra de acero y les obligó estar en una posición doblada mientras los golpeaban. “Le pedimos a Dios que viniera a salvarnos, oramos y repetíamos continuamente, la sangre de Jesús es nuestra victoria”.

Al tercer día, un oficial de alto rango de las cárceles los visitó. Un hombre alto, corpulento oficial, desató sus manos, les dio de comer y por la noche volvió y se sentó en el suelo junto a ellos. “Tomó nuestras manos y nos pidió que oráramos por él”. El oficial explicó que había tenido un sueño acerca de Jesús. Él vio al Señor sentado en un trono, dijo, con una increíble orbe de luz que gira a su alrededor. Millones de ángeles obedecían sus órdenes.

El oficial empezó a pensar más y más acerca de Jesús, y buscó en internet para obtener más información. Después de tres días, tuvo otro sueño. Jesús apareció ante él y le dijo: “Mis hijos están siendo torturados en su cárcel”. Por lo que rápidamente canceló sus planes y se precipitó a la cárcel. Durante tres días se quedó con los cristianos, orando, y aprendiendo más acerca de Jesús y la Biblia. Hasta que aceptó al Señor Jesucristo como su Señor y Salvador.

A partir de entonces nos trataron bien, pidiendo perdón por todo lo que habían hecho con nosotros antes. “Luchó por nuestra libertad y fuimos libres. Nos llevó a su casa donde tendría preparado un banquete, luego nos condujo hasta un lugar seguro. Dios usó nuestras vidas para cambiar a este oficial”. Él se bautizó y sigue a Dios con todo su corazón.

ImpactoEvangelistico.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s