Joven Sirio es Rescatado por Dios Cuando Iba a Ser Ejecutado por DAESH

isis-1

Meghrik* viajaba de Alepo a Al-Qamishli, en el noreste de Siria, un viaje de siete horas incluso antes de que estallara la guerra. Ahora, la guerra ha supuesto que haya numerosos controles que obstaculizan el progreso en ese recorrido de 430 km.

Tras unas horas de viaje llegaron a otro punto de control. Al acercarse, los viajeros pudieron ver la bandera negra y blanca del Estado Islámico (ISIS) ondeando al viento. En la distancia podían ver la ciudad de Raqqa, donde el ISIS tiene aún su bastión en Siria.

El conductor redujo la velocidad y se detuvo cuando un combatiente del ISIS, vestido completamente de negro, alzó la mano. Se subieron tres combatientes. Meghrik, que se sentaba al fondo, observó cómo empezaron a comprobar las identificaciones de los otros pasajeros. Comenzó a sudar y respiró hondo para calmarse.

Un combatiente se paró junto a él. “¿Eres cristiano?”, le preguntó. Meghrik respondió que no. Fue criado por padres cristianos y el apellido aparecía en su carné de identidad, pero ya no creía en Dios; pensaba que el cristianismo era absurdo. “Mientes. Tu nombre dice que eres cristiano. Ven conmigo”, le indicó el combatiente.

“El peor de los escenarios”

El miedo lo paralizaba. Ser secuestrado por el ISIS es el peor escenario posible para la mayoría de los cristianos de Oriente Medio. La tortura, el sadismo, las amenazas de muerte y la presión para negar a Cristo son solo algunas de las circunstancias a las que pueden acabar enfrentándose los detenidos. Pero, pese a la reputación del ISIS, el soldado parecía razonable.

Meghrik abandonó el autobús junto con una bolsa pequeña. Mientras pasaba por al lado de los otros pasajeros, veía el terror y el medio en sus rostros. El soldado mostró la identificación de Meghrik al comandante en el punto de control, que respondió: “Un infiel. No puedes proseguir tu camino”. Meghrik intentó hablar, pero le ordenaron cerrar la boca.

Meghrik fue trasladado a una casa en Raqqa. Poco después estaba sentado en un juicio simulado frente a un juez del ISIS, que miró su carné y concluyó que era cristiano. “Se te condena a muerte”, le dijo el juez. Al oír Meghrik esas palabras, creyó estar viviendo una pesadilla. “No puede ser cierto”, se decía a sí mismo. Sintió cómo le abandonaban sus fuerzas y su corazón se llenaba de miedo. “Pero no soy cristiano, yo no creo en lo que mis padres me enseñaron”, le confesó al juez en un susurro. “Esa es la sentencia”, le respondió el juez.

Meghrik fue arrojado a una habitación que hacía las veces de celda. El miedo lo mantenía despierto y tan solo esperaba que todo fuera un gran malentendido.

Más tarde, unos hombres vestidos de negro lo llevaron para ser ejecutado. Le ataron los brazos, le taparon los ojos y lo empujaron dentro de un coche. Llegaron a una zona abierta tras cruzar la ciudad, donde ya había fosas cavadas para aquellos condenados a muerte.

Con las armas cargadas

Le quitaron la venda a Meghrik y este miró el hoyo horrorizado. Lo empujaron hacia dentro y entonces oyó cómo los hombres cargaban las armas. Las lágrimas caían por sus mejillas y se sintió completamente indefenso. Pasaron los segundos pero no hubo disparo. Uno de los soldados rompió entonces el silencio. “Puedes vivir si te conviertes al islam”, le gritó. “Me convertiré”, respondió Meghrik, al no ver otra escapatoria.

Los hombres lo sacaron del hoyo y lo llevaron de vuelta a la habitación donde estaba prisionero. Se sentía aliviado pero temeroso, especialmente cuando otro hombre que estaba allí con él le dijo: “Convertirse no sirve de nada. Te matarán igualmente”.

Al día siguiente los soldados del ISIS lo llevaron para ser interrogado y torturado. Recibió 30 latigazos de una longitud de cable; recibió el mismo trato durante otros dos días. Al cuarto día se enfrentó a una nueva acusación. “Hemos comprobado tu teléfono móvil. Has insultado al Profeta”, señaló uno de los hombres. “Mañana te mataremos. Irás con un coche bomba o acabaremos contigo de alguna otra manera”, añadió otro hombre.

Afortunadamente para Meghrik, eso nunca llegó a ocurrir. Uno de los líderes del ISIS lo vistió y le contó que sería llevado a otro lugar y no sería ejecutado. Fue llevado ante otro juez del ISIS que le dijo que pronto sería puesto en libertad.

Diez días después de haber sido secuestrado, Meghrik salió de la prisión del ISIS portando un documento que le daba derecho a atravesar los controles del ISIS y regresar a su casa con sus padres.

Al preguntarle por qué pensaba que no lo habían matado, Meghrik respondió que fue la respuesta a sus oraciones, aunque no se había sentido capaz de aceptar la existencia de Dios. “En el momento en el que me arrojaron al hoyo para matarme le dije a Dios ‘Si existes, por favor, dame una oportunidad para poder conocerte’”. Continuó orando por su liberación pese a que luego fue obligado a convertirse al islam y después torturado. “Dios cambió el corazón del juez y me liberó”, afirma ahora.

*Nombre cambiado por motivos de seguridad

GacetaCristiana.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s