Muere Por Ablación Femenina Pero Jesús la Resucita

ablacion-femenina

Radicales musulmanes atacan a hija de un misionero y ella muere por ablación femenina, pero Jesús la resucita de la muerte.

Los médicos habían confirmado la muerte de la joven Lidia… ¡PERO DIOS TENÍA OTROS PLANES!

Ella es la hija de Yunus, un misionero cristiano que trabaja para Bibles for Mideast (1) en África. Ella había estado en estado de coma casi una semana después de haber sido brutalmente atacada. En ese tiempo fue sometida a la salvaje mutilación genital femenina (MGF) por los radicales musulmanes. Esto sucedió en su camino a casa desde la escuela la semana pasada.

LA BRUTAL ABLACIÓN FEMENINA LE PROVOCÓ LA MUERTE

Una hora después de la muerte de Lidya, los trabajadores retiran su cuerpo desde su habitación del hospital. Sus padres, hermanos, hermanas y otros creyentes la rodearon, llorando por la trágica pérdida de su amada. Médicos, enfermeras y otro personal del hospital llegó a dar una última mirada al cuerpo sin vida de la joven. Ahora envuelta en un paño blanco.

De repente, alguien se dio cuenta de la tela se agitaba. ¿Podría ser el viento que sopla desde el exterior? Se preguntaron. El temblor se intensificó, pero ahora, claramente, el movimiento vino de debajo de la tela.

Entonces, repentinamente, Lidia arrojó fuera la cubierta de blanco y se levantó de la cama. “¡Mamá, nuestro Señor Jesucristo, nuestro Dios y Señor Jesucristo!”, Exclamó alegremente.

“¡Fantasma! Fantasma! “Gritó alguien. Una enfermera y otro trabajador del hospital se desmayaron al suelo. Todo, incluyendo la familia, retrocedió en terror, creyendo que había aparecido un fantasma.

“Mamá, soy Lydia… no soy un fantasma”. Aseguró Lidia a su madre. “¡Estoy viva! ¡Jesús me devolvió mi vida, y me sanó! ¡Mira, Él está desapareciendo allí en las nubes! “. Señalando con el dedo hacia el cielo.

Su madre encantada la abrazó y la besó varias veces, alabando al Señor Jesús. El resto de la familia se le unió. Los creyentes se reunieron en torno a ellos y cantaron y aplaudieron con éxtasis. Algunos incluso bailaron.

Si bien el protocolo del hospital prohíbe tal comportamiento revoltoso, nadie se atrevía a pronunciar una palabra.

Asombrado, el personal alrededor de la familia simplemente no sabía qué hacer ni qué decir.

ASÍ LIDYA CONTINUÓ CON SU HISTORIA:

“Mi alma dejó mi cuerpo y yo estaba muerta. Ángeles vinieron a recibirme al cielo. Pero Jesús se apareció ante mí y dijo: “No puedo dar marcha atrás a partir de las oraciones de mis hijos. Mis ojos están sobre mis hijos y los oídos están atentos a sus oraciones. Así que te doy tu vida de nuevo. Los asuntos de la muerte me pertenecen. Ve, se mi testigo”. Luego puso su cara contra la mía. Sopló en mi nariz, y mi alma entró. ¡Luego pasó sus manos cicatrizadas por los clavos por encima de mi cuerpo y me curó por completo! “.

La ablación femenina es una de las prácticas más crueles realizada por los grupos radicales islámicos. Oremos para que esto no suceda más y crean en el Salvador.

Según un reporte de diario El País, cada 4 minutos se realiza una ablación femenina en el mundo. Cada año, 3 millones de niñas en el mundo corren riesgo de sufrir mutilación genital femenina, según reporta Amnistía Internacional.

SanandoLaTierra.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s