Bebé se Emociona Hasta Las Lágrimas al Escuchar Canto de Adoración de su Mamá (Vídeo)

bebe-se-emociona

Vea cómo un bebé se emociona con la canción de adoración de su mamá. Al pequeño se lo ve siguiendo el canto inspirado por el Espíritu Santo que canta su madre.

Cuando un bebé se emociona así ¿Es que reconoce al Espíritu de Dios?

Todos los seres vivos perciben de alguna manera a Dios. La biblia nos habla de animales que obedecieron la orden de Dios (1). También nos dice que Dios abre su mano, y sacia el deseo de todo ser viviente. (Salmos 145:15-16)

A pesar de que los niños son pequeños, perciben a Dios.

Este bebé se emociona porque reconoce el Espíritu Santo.

Nosotros lloramos también cuando apreciamos Su grandeza y no podemos expresar lo que sentimos en palabras.

Todos hemos sentido un cierto sentido de la presencia divina, aunque quizás no la hemos llamado Dios. Podemos haber sentido más como alegría espontánea o un sentido de ser amados y protegidos. Pero está dentro de nosotros, en nuestro propio ser, más cerca que cualquier credo.

Nuestro desarrollo espiritual comienza con el nacimiento. Cuando un Bebé se emociona como este, confíe que es por la conexión con el Creador.

Cuando un bebé celebra, alimentado y mimado por sus padres, está reconociendo a Dios de alguna manera.

Los niños pequeños reflejan la forma en que son absorbidos en la maravilla de la creación. Ellos quieren tocar y saberlo todo.

Los niños absorben el conocimiento de Dios de muchas maneras. Desde el maestro de escuela dominical que les dice: “Dios te ama” a las formas más sutiles de experiencias cotidianas.

Cuando el trato amoroso es empañado por un trato cruel, los aleja de la percepción de Dios. Les enseña a cerrar el corazón a Dios.

Cuando un bebé se emociona solo tal vez siente a Dios

Aparentemente un niño o un bebé se emocionan solos sin motivo. Pero en realidad pueden estar percibiendo realidades espirituales.

Mi historia favorita que ilustra este punto es el de la joven Samuel y su guía espiritual Eli. Una noche que durmieron en el templo, el Señor lo llama por su nombre: Samuel, Samuel. Pensando que es la voz de Eli, llega corriendo al viejo sacerdote y lo despierta.

Eli, atontado y desconcertado un poco, envía a Samuel de nuevo a dormir.

Corren a través de esta rutina en medio-de-la-noche, muy familiar para muchos padres. Un par de veces más hasta que finalmente Eli se da cuenta de lo que está pasando. Samuel ha superado a su maestro y escucha la voz de Dios directamente, en su propio corazón.

“Ve y acuéstate”, Eli le dice al pequeño, “y si te llama, dirás: Habla, Señor, que tu siervo escucha”.

Al igual que Eli, los padres y cuidadoras espirituales a menudo necesitan una llamada de atención. Nuestro trabajo no es sólo hablar con los niños acerca de Dios, sino animarles a relacionarse con el Dios que ya saben.

SanandoLaTierra.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s