Carta Desde las Alturas Tibetanas: “Apacienta Mis Ovejas”

20170118china2

En esta carta de Teresa*, líder de un grupo de cristianos conversos de trasfondo budista, podrás tener una idea de los riesgos frecuentes a los que se enfrentan quienes pastorean a creyentes tibetanos.

Querido Xiao Yun*,

¡Ha sido realmente muy bueno haberte tenido aquí por unos días! Al principio me sentí agotada. estaba muy cansada después de que terminó el ministerio de verano. Sentí que no me había preparado bien para tu visita, y lo lamento. ¡Estoy muy agradecida a nuestro Padre, siempre fiel! Gracias por todo, tu paciencia, tu amor, tu sabiduría y tu cuidado. No había pasado un tiempo como ese por mucho tiempo. Definitivamente, lo necesitaba.

El esposo de aquella pareja me contactó mediante Wechat -la red social más popular en China- y compartió con nosotros todas sus dificultades matrimoniales. El matrimonio es todo un desafío en nuestra sociedad tibetana. Lo bueno de esto es que finalmente decidió pedir ayuda. Sin embargo, su esposa todavía guarda silencio y se esconde. A estas alturas, pareciera ser que no podemos hacer mucho más para ayudar que orar por ellos. Cuánto anhelo verlos juntos caminado hacia Él. La situación es realmente seria, ¡y me duele en el corazón! Padre, por favor obra en ellos y cambia sus corazones. Por favor, ayúdalos.

Recientemente, estuve muy molesta con dos nuevos creyentes de nuestra congregación. Uno es simplemente duro. El otro dice que dejará de creer en Jesús ya que estuvo orando por algo durante algunos meses y no ha recibido ninguna respuesta. ¿Cuál es la diferencia entonces entre creer en Él y creer en el budismo? ¿Encontrar solo algo en lo que creer y pedir para nuestro propio beneficio? ¿Puede alguno ponerse a sí mismo en el centro y hacer del Soberano, y único Dios verdadero, un ídolo? Tuve una seria charla con ambos por separado y se arrepintieron. Nuestro Señor es en verdad bueno, ¡y nunca deja a nadie! Mi corazón aún siente carga. Con frecuencia, pareciese que estamos siguiéndole a Él, pero estamos poniendo nuestros propios caminos y pensamientos antes que los suyos.

Nuestra hermana Olivia está en su aldea, en las alturas de la zona montañosa. Estoy preocupada de que pueda encontrar otros creyentes allí y tener reuniones regulares con ellos. ¿Pondrán sus padres demasiada presión para forzarla a casarse? Oro para que ella aún pueda hallar Su Gracia. No sé si encontrará otro trabajo en la ciudad. Quizá necesite algún tiempo para buscar Su Voluntad en cuanto a su propio futuro. Pidamos por ella en oración. ¡Espero que pueda reunirse pronto con nosotros!

La semana pasada fue a una aldea cercana en lo alto de la montaña para visitar a un creyente. Ella aún oculta la fe de su esposo. Le pregunté si podía entregarle una Biblia y dijo que para la próxima vez. Es muy difícil para ella sentirse conectada con él sin confesar su fe. Mientras yo salía de la aldea, un rebaño de ovejas comía hierba en el prado. Sentí como si estuviese escuchando Su Voz: “¿Me amas? ¡Entonces, apacienta mis ovejas!” Me limpié el sudor y me dirigí al siguiente pueblo.
Eso es todo por ahora. ¡Cuídese y mantengámonos en contacto!

Con amor en Cristo,

Teresa*

*Nombre cambiado para proteger la identidad

GacetaCristiana.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s