Una Víctima de ISIS se Aferra a la Verdad del Amor de Dios

01-17-17-1717iq-t-152

Después de ser agraviada por un ataque de ISIS mientras que intentaba escaparse, una mujer joven deseaba saber si ella aún era hermosa.

Es mi naturaleza hacer preguntas, pero he aprendido que la pregunta en sí, nunca deja un impacto, como sí la respuesta. Es la respuesta la que te da una idea del corazón de alguien. Como escritor, normalmente soy el que hace las preguntas, y lo considero un privilegio cuando alguien las responde genuinamente y me permite escuchar su historia.

Khayla *, una paciente de un hospital, en emergencia, me dió esta oportunidad. Ella me dió la bienvenida para sentarme a su lado y escuchar su corazón. Khayla resultó gravemente herida cuando intentó escapar de Mosul. Ella fue agredida estando inconsciente y no tiene memoria de lo que pasó.. El personal médico piensa que probablemente estuvo involucrada en una explosión debido a los cortes profundos y quemaduras que cubren su rostro.

Cuando terminamos nuestra entrevista, Khayla me dio la espalda. Ella tenía una petición-para hacerme sólo una pregunta y recibir una respuesta honesta. No teniendo idea de qué pregunta esperar, prometí audazmente ser veraz.

Khayla apretó duro mi mano y la colocó en su rostro; un rostro cubierto de puntadas, con un ojo hinchado y cerrado, y sangre seca rodeando sus labios. Un rostro con cicatrices físicas por la brutalidad de ISIS.

Con desesperación en su mirada, ella me preguntó: “¿Sigo siendo hermosa?”

Me dolía el corazón cuando sentía el dolor y la desesperación en sus ojos, pero sabía la respuesta. Sabía que seguía siendo hermosa.

Ella sigue siendo hermosa.

Sin duda en mi alma, ví su belleza. Ví más allá de los moretones, la sangre y los puntos de sutura; yo ví a una hija del Rey. Ví a una mujer creada a imagen y semejanza de Dios. En ese momento, vislumbré cómo Jesús nos ve. No vé nuestras cicatrices. Él vé nuestra belleza.

Él nos ve como hechos a Su imagen.

Él nos ve temerosos y maravillosos.

Él nos ve como su amada.

Toda la identidad de Khayla estaba fluyendo de las palabras que salían de mi boca. Su pregunta era pura y genuina, ¿seguía siendo hermosa?

Mientras me arrodillaba junto a su cama, lloramos juntos y declaré la Sagrada Escritura sobre su vida. Ella es hermosa porque es creada a imagen y semejanza de Dios. Ella es hermosa porque es temerosa y maravillosa. Ella es hermosa porque Cristo la llama “su amada”.

Khayla me apretó más mis manos mientras hablaba estas verdades. Las promesas de Dios la lavaron como ríos de agua en un desierto. Ella hizo la pregunta, pero necesitaba desesperadamente escuchar la respuesta.

“Porque tú creaste mi ser íntimo; me uniste en el vientre de mi madre. Te alabo porque estoy terrible y maravillosamente hecho; tus obras son maravillosas, y lo sé muy bien. “(Salmo 139: 13-14, NKJV).

*Nombre cambiado por protección.

GacetaCristiana.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s